jueves, 26 de noviembre de 2015

De repente, Gil de Biedma, Bertín y el Black Friday

De repente un día miras el perfil en Linkedin de alguien con quien acabas de tener  una reunión y descubres que nació cuando tú ya estabas estudiando la carrera; de repente ves que determinado grupo hace su gira de 30 aniversario y recuerdas cuando fuiste a verles en aquel garito de Malasaña la primera vez que tocaban en Madrid; de repente tu hijo llega tarde a casa y te das cuenta que repite la mismas excusas que tu balbuceabas en blanco y negro a tus padres cuando Madrid estallaba en technicolor ( mientras tarareabas el CenaRecalentada de Golpes Bajos).

De repente ves los obituarios del periódico y descubres que  escritores, políticos, actores y periodistas que tu recuerdas como si fuera ayer jóvenes y en plenitud van desapareciendo inexorablemente. De repente resuenan en tu cabeza esos versos de Jaime Gil de Biedma en la voz de Loquillo “que la vida iba en serio uno lo  empieza a comprender más tarde”  y esbozas una sonrisa amarga. De repente te encuentras con aquel vecino que era el rey de los billares de la calle de al lado y descubres que es mayor de lo que era su padre entonces y que además lo parece.

De repente descubres que no solo los jugadores de fútbol y los entrenadores sino también los árbitros son más jóvenes que tú e incluso algunos presidentes de club! …  y todavía recuerdas con nitidez cuando te peleabas por los cromos de Neeskens y Leivinha. Y también de Macanás y Montero Castillo.

De repente quedas a cenar con tus amigos y hay un invitada nueva a la mesa. Se llama presbicia y os faltan brazos para alejar el menú de vuestra cara y conseguir ver esa letra cada vez más pequeña. 
De repente te sientas a ver Cuéntame y te sientes el abuelo cebolleta explicando a tus hijos que es aquello de la Movida y donde estabas tu la noche en que se quemó Alcalá20.

De repente incluso esos que luchan por presidir este país y están dispuestos para eso a tirarse en globo, bailar, hacer rafting o entrar en tu casa o en la mía ... también son más jóvenes que tú.
De repente enciendes la tele y aparecen Bertín Osborne y María Teresa Campos y  … entonces desaparecen los cinturones de seguridad, los contenedores de reciclaje y  la gente vuelve a escupir en la calle y a tirar los huesos de aceituna en los bares mientras los ríos de serrín crecen. 
Vuelvo el humo del tabaco a los hospitales y  vuelve “la España del cachondeo y la paella” que tanto echa de menos la estrella de la televisión.

De repente miras por la ventana y llegan las luces de Navidad, las muñecas de Famosa se dirigen al portal ( gracias FiguerolaFerreti),  Freixenet nos desea Feliz Navidad y los polvorones y las peladillas luchan por sobrevivir.

De repente tu que habías vivido pisando el acelerador y sin mirar atrás te descubres buscando el freno, queriendo paladear cada momento.

También de repente hoy es el día de Acción de Gracias ( para mayor gloria de Cascajales) mañana es el Black Friday y el lunes el Cyber Monday.

De repente te das cuenta de que se te hace tarde, y tienes que ir a hacer cola para entrar en el Primark. De repente los versos de Gil de Biedma otra vez en tu cabeza..


2 comentarios:

proctor dijo...

y la vida sigue, y la seguimos viviendo.

Nacho Latorre dijo...

Efectivamente, Proctor como diría Raimundo Amador "pasa la vida" como diría Carlos Saura "deprisa, deprisa" ...