domingo, 30 de marzo de 2008

educación y trampas

como todos los años cuando llega el mes de abril además de las alergias llega un tema recurrente de conversación en los parques de Madrid.
Frente a los columpios los padres se cuentan historias vividas en primera persona o sufridas en carne ajena pero cercana (la de cuñados, vecinos,compañeros de trabajo y amigos que para eso España tiene la red familiar y de afectos muy extendida).

Además en los últimos tiempos oigo estas preocupaciones en padres a los que quiero mucho y en hijos a los que,sin duda, querré mucho.

El problema es el acceso a la Educación Pública o Concertada de muchos miles de niños de 3 años. Para ser más exactos el problema es el acceso a la Educación Concertada, que no nos engañemos a todos nos gusta la posibilidad de "disfrutar lo caro pagando como si fuera barato".

Nos pasamos la vida oyendo que en España no hay niños, que la población cada vez es más vieja, pero justo cuando nos interesa entonces parece que salen los niños de debajo de las piedras y van a dejar sin plaza a "mi niño". Que no caben todos o que "todos quieren caber en los mismos sitios".

Esto, de todos modos, siempre ha ocurrido. Recuerdo en tiempos pasados más nocturnos, que había cola para entrar a ciertos pubs, que ponían el cartel de "aforo completo". Al lado había pubs vacíos donde los camareros bostezaban. Claro, que entonces todos intentábamos convencer al portero de turno diciendo que eramos amigos del pincha ( ahora dj) o del relaciones públicas.

Años después, con menos pelo y más kilos nuestra generación ha cambiado los pubs por los colegios pero queremos seguir entrando donde hay gente y si es sin hacer cola mejor. Intentamos echar mano de los enchufes, convencidos de que en el país que hizo del "enchufe y la recomendación" un modo de vida seguro que conocemos a alguien que "mueva lo del niño".

Después ofuscado por no ver la solución, el ciudadano medio cae directamente en las trampas.

Quién no conoce a alguien o por lo menos ha oído hablar de alguien que ha falseado la Declaración de la Renta, inventado una enfermedad del niño, cambiado el padrón municipal o hasta se ha separado de su pareja con tal de conseguir los ansiados "puntos" para entrar en el Colegio deseado?

Y además, las trampas pasan de ser conversación de parque y cola del super para acaparar las primeras páginas de periódicos e innundar tertulias de radio y tv, dónde como siempre se mezclan churras con merinas y dependiendo de quien habla se pone los acentos en un sitio o en otro?.

Aunque el debate político se centra en si educación para la ciudadanía sí o no, el debate en la calle está en torno a "y tú que vas a hacer para que el niño entre?"

Yo siempre que llega abril me hago varias preguntas:

- qué pueden pensar los responsables políticos de Educación cuando ven este desaguisado que ellos han montado y cuando leen las portadas de la prensa que reflejan "los mejores trucos" para conseguir puntos? estarán contentos con el monstruo que han creado?

- por qué en una economía de mercado donde cada vez el consumidor tiene más libetad de elección, sin embargo para elegir dónde va a estudiar su hijo los próximos trece años no tiene esa libertad? ( esta libertad se disimula diciendo "pon en primer lugar el centro educativo" y dependiendo de los puntos y las vacantes ya asignaremos donde estudia tu hijo)

- existe algún otro producto en el que un cliente con un ciclo de vida medio de trece años sea peor tratado a la hora de captarlo?

- ahora que está tan de moda el debate sobre valores y educación, qué pretendemos inculcar a nuestros hijos si hacemos trampas para precisamente decidir "su educación", con el siempre muy literario pretexto de "por un hijo, lo que sea"?

Escribo esto desde la distancia que dan los años pasados desde ese calvario que cada año recuerdo cuando llegan estas fechas. Y desde la distancia que da el final feliz, ( seguro que mi opinión sería mas apasionada si todo hubiera acabado de otro modo)puesto que después de una curiosa gincana ( nacimiento de tercera hija que nos hacía familia numerosa y nos daba el deseado punto y medio de más, quince horas antes del cierre de plazo de solicitudes) mis hijos estudian donde queremos.

Y además, sin haber hecho trampas.

Por lo demás, hoy un tópico se rompe : "En la Tele no ponen buenas pelis, no les interesan a los programadores. Y las que ponen buenas son a las 3 de la madrugada en la 2". Pues ... parece que no.

Hoy lunes, después de cenar, en eso que los horteras llaman primetime hay tres opciones:

- 21 gramos en la 2
- La caja 507 en Tve1
- El cabo del Miedo en La Sexta

Será casualidad o será la primavera? Buenos días

13 comentarios:

ceporro dijo...

es jodido, pero la educación es una cuestión de puntos

lateral zurdo dijo...

efectivamente es triste.

tampoco sé yo cual es la mejor solución, pero si ha de ser el sistema de los puntos habrá que hacerlo serio, que no haya posibilidad de trampas por parte de los padres ni posibilidad de trampas y enchufes por parte de los colegios.

y sobre todo, tal como está montado esto lo que decides para tu hijo/a con 3 años condiciona en gran medida los próximos 13 años de su educación. el cambio es díficil, lo cual condiciona incluso el cambio de residencia. Te puedes cambiar de barrio pero probablemente te será más dificil encontrar colegio en ese nuevo barrio si lo intentas cuando tu hijo/a tiene, por ejemplo, 8 años.

Mad Hatter dijo...

Es un asunto realmente importante y complicado, y está claro que no se trata de "otro producto", sino que lo que se pretende es distribuir a los chavales que llegan a los 3 años entre las plazas disponibles que hay, de la forma más lógica posible, por cercanía al domicilio y teniendo en cuenta la elección de los padres, en la medida de lo posible. Con el grado de incertidumbre que añade la inmigración, ya que es imposible prever donde van a llegar esos niños.
Y, aunque el tema religioso es espinoso y se quiere obviar, es evidente que un padre musulmán nunca va a eligir un colegio concertado católico para sus hijos.
En mi opinión, en Madrid y muchas otras grandes ciudades hacen falta más colegios, más maestros, más hospitales y más médicos, especialmente pediatras. Y en Barcelona, más agua y como llueve lo que llueve, pues al final volvemos a mi tema favorito recurrente que parece que nadie quiere ver (y no hay peor ciego que el que no quiere ver). Señores, más temprano que tarde hay que ir pensando en ver dónde y cómo ponemos los límites a nuestro propio crecimiento, porque, hasta que alguien no me demuestre lo contrario, en la práctica, desarrollo equivale a crecimiento.
Y que no me vengan con el cuento de que hay que preservar la pirámide que sostiene la Seguridad Social, porque alguna vez habrá que convertirla en un prisma, y si en algún momento pasa a ser una pirámide invertida, pues habrá que adecuar los impuestos a esa realidad.

lateral zurdo dijo...

te voto!! jo, menudo discurso tenemos en la rioja! y luego el psoe tiene que buscar de número uno por logroño a una chaval que parece que está en segundo de la eso!
sobre el tema de los coles, es comlicado que papá estado o mejor dicho, mamá autonomía decidan donde puede estudiar mi hijo ...

si ya sé que si no gusta lo de los puntos existe la escuela privada, pero es sólo una opción para una parte de la población ... y en los tiempos de crisis (que parece que ya por fin se puede decir que hay crisis sin que te critiquen) que vienen la parte de la población que podrá soportar los gastos de la escuela privada será cada vez menor ...
en fin , tema espinoso donde los haya

El futuro bloguero dijo...

Pensaba que el gran Ceporro iba a desamortizar la enseñanza religiosa, a quitar todos los conciertos y promover la enseñanza pública sin más.

Será que tengo yo el día tonto.

Lo que es cierto es que es hasta vergonzoso como se "presume" por ahí de las trampas para conseguir cole a los chavales.

Es como presumir de defraudar a Hacienda.

Me quedo con 21 gramos, y si no el cabo del miedo pero en la versión antigua, por más que el grito de abogado que hace de Niro, es ya un clásico.

MADHA, no sé qué solución propones al final de tu "alegato" ¿limitar los nacimientos al estilo de China?
¿Cerrar fronteras?

No sé.

Buenas tardes.

Pilar Baobab dijo...

Pues sí, espinoso asunto. Aunque yo prefiero que mis hijos acaben en un colegio público y ser coherente con mis ideas y los valores que quiero inculcar a mis retoños que mentir para que vayan al colegio ansiado. Y eso que sí me gustaría conseguir un colegio religioso -por razones personales- y, por supuesto, con un alto nivel de formación. En fin, comprendo todas las opciones porque es difícil la elección pero espero que mis hijos no tengan nunca que enterarse de que sus padres defraudaron al estado porque éste "no estuvo a la altura de las circunstancias". En fin, el sistema somos todos y todos debemos contribuir a que sea más honesto y más habitable. Aunque haya que hacerlo a fuerza de profesores de apoyo si al final van a la escuela pública. Un abrazo especial a Ceporro, ya sabes que no hay "acritú", sólo cariño...

atikus dijo...

21 gramos, es la que grabe, y despues de limpiarle los anuncios grabaré, si señor por una vez buenas pelis.

De la educación, primero hay que educar al ser humano, a ser honesto, y luego a los hijos, y eso ...puff es complicadito; evidentemente de un ambiente hostil un niño sale mal, creo...;pero tampoco creo que el ser humano nazca cabrón (con perdón) por naturaleza (per la peli "forja de hombres" ...con el padre flanagan!!!...ya ..ya se que soy un peliculero..pero es que en esa peli se habla perfevtamente de este tema; algún día hablare de esta peli.

atikus dijo...

Perdón tengo unos cuantas faltas de ortografía, será el teclado o mi entusiasmo ;)

Mad Hatter dijo...

No propongo nada concreto "F.B.", el asunto es demasiado complejo, me limito a exponer el problema y a que por lo menos se reconozca que existe y que "de alguna forma" tendremos que autolimitarnos, lo cual, de momento, casi nadie reconoce.
El principal problema está en los países subdesarrollados, hay que ayudarles de verdad para que puedan desarrollarse en sus países de origen de una forma sostenible sin tener que emigrar al superpoblado primer mundo, y en éste, aquí, equilibrar el desarrollo del mundo rural, donde hay más sitio, con el hacinado y superestresante e insalubre mundo macrourbano.

ceporro dijo...

futblo, ya sabes que para mi lo mejor es una medida calificada de estalinista y que va en línea con lo que dices. solo que "desamortizar", después de lo que pasó con mendizabal, me da miedo (aquellos polvos trajeron estos lodos)
baobab, solo constato que el problema de donde van tus hijos son los puntos, no lo que piensas, te gusta, necesitas o lo que sea. y eso desgraciadamente ha llevado al fraude. en estos meses, además de historias de primera mano de fraude en todos (repito todos) los colegios concertados cercanos a casa que he preguntado, me he inventado diversas maneras de defraudar apoyado siempre en la ley. aunque luego no use ninguna. es divertido, pero triste.

Carmen dijo...

También hablo desde la tranquilidad de que mi hijo mayor estudia en el colegio que elegí y que el pequeño entrará por tener allí al hermano... La trampa está, en parte, en dejar que existan los colegios subvencionados. Es un abuso que el dinero público sirva para hacer mejores colegios concertados a los que muchos queremos llevar a nuetros hijos rompiendo nuestra propia ideología simplemente porque vemos que los públicos están hechos un asco. El dinero público tendría que servir para hacer un buen sistema público y si sobrase presupuesto, entonces no me opondría a los conciertos. Mi hijo va a un concertado (esquizofrenia que ya he mencionado y sobre la que he esbozado la razón) pero únicamente porque los públicos de la zona son tannn pobres en recursos, tan tristes y están tan discriminados! Es un tema que me enciende... y seguiría más y más si pudiese...ufff.... besos de alivio.

Anónimo dijo...

Pues la verdad es también Ceporro y Carmen tienen razón. El caso es que....qué duro es padre...¿Os acordáis cuándo nuestro mayor problema era aprobar y conseguir pasta para no perder un concierto? En fin, seguiremos haciendo "terapia de blog" para sobrevivir lo mejor posible a la paternidad, la crisis( aunque yo la llamaría sólo "desaceleración de la bonanza") y los puntos que permitirán estudiar en un sitio u otro a nuestros polluelos. Besos primaverales...

Pilar Baobab dijo...

Ups! Se me olvidó firmar antes..