jueves, 15 de noviembre de 2007

deprisa, deprisa

Miro al cielo y veo luces. No es una aparición. no es un ovni, es Gallardón.
Seguimos al sol de este casiseptiembre que nos ha tocado pero ya es Navidad.
Hace años, viajabas a Londres en el puente de la Inmaculada ( era hace años, hoy se llama puente de la Constitución) y volvías contando sorprendido que todo estaba lleno de adornos y luces. Hoy hace días que vivimos entre turrones, juguetes y luces.

Vivimos con la manía de vivir deprisa, de anticipar todo. Las colecciones de ropa anuncian en invierno los bañadores del verano, en septiembre hablamos de los que van a ganar los Oscar en febrero, la campaña electoral para marzo ha empezado hace meses, el marca saca en portada los fichajes del madrid y el barça del próximo mes de agosto, las teles anuncian las nuevas series de la temporada antes de dejar crecer a las recién estrenadas.

Nos llevan con la lengua fuera, y nos dejamos llevar.

Estamos en el cine y estamos mirando el reloj, para ver cuanto queda para que acabe la peli porque hemos quedado para cenar. Estamos cenando y nos ponemos nerviosos por lo mucho que tarda el camarero en traer los postres, hemos quedado después para tomar una copa.

Estamos en una reunión y miramos el reloj para ver cuanto tiempo queda ... para poder empezar la siguiente reunión. Nos reparten una presentación y miramos la última página. Alguien nos cuenta algo e interrumpimos con un "resumiendo" o el más agresivo "al grano".

Queremos parar pero no podemos. La velocidad es una virtud. Pero sin embargo la vida no es una carrera de 100 metros es una carrera de fondo. Y la vivimos como una sucesión de sprints. Para cuando llegan las cosas es como si ya las hubieramos vivido.

Estoy escribiendo este post y miro el reloj. Tengo que mandar unos e mails y me tengo que ir a comprar algo para cenar. Me acaba de llamar nuestra amiga Rocio. Vive en Sudáfrica y hoy está de paso en Madrid de vuelta de Bruselas. Pasará por casa y también vendrán otros amigos. Veremos a Olga. Es curioso, vive en San Agustín de Guadalix pero le vemos menos que a Rocio. Será porque todos vamos deprisa, deprisa y todo lo que está mas lejos de Ikea, en este madrid D.F. que nos han hecho, nos pilla muy lejos.

Por lo demás la semana ha sido "muy española". El ipc sube, los nazis dan navajazos en el metro pero los temas del top ten son : que al Rey le sale "el barrio" que todos llevamos dentro, que Melendi monta un pollo en un avión y que marichalar va a tener que buscar trabajo en "la isla de los famosos".

Y mientras tanto Ronaldinho que hace un año era el mejor del mundo, e iba a ser el mejor los próximos diez años, hoy está viejo, es un golfo y debe ser vendido. Todo por haber hecho el anuncio de las natillas danone!!.

Que deprisa vivimos y que poca memoria tenemos.

Y esta noche a disfrutar de los amigos, del placer de cenar con caras no solo conocidas sino queridas. y ... además mañana con cambio de escenario y de alineación otra cena. Esta vez jugaremos fuera de casa, en casa de mi amigo Paco y la Rubia A y comprobaremos si la Caldereta de langosta está mejor en la red o en la mesa.

Lo que seguro que será lo mejor será reir con los amigos, hablar y escuchar ... y disfrutar despacio de la gente a la que quieres.

9 comentarios:

atikus dijo...

Si, yo también esto cansado de ir deprisa, tanto, que tengo que ir al podólogo el lunes ;)...que semana!!

No, no voy a hablar de la aceptable peli de Carlos Saura, "Deprisa, deprisa"

Y espero que no comas tan deprisa, para que me dejes algo de la Caldereta ;)

El futuro bloguero dijo...

Valía la pena la espera.
Como yo esperaba.
Mañana seguimos comentando(nos)
Abrazos

Red River dijo...

Pues sólo espero que estas ansias por las prisas nada tengan que ver con ese pesado piloto sin coche.

Mejor que sean deudoras de un añejo born to run...

Pilar Baobab dijo...

Ja, ¿Que hay luces? ¿Y dónde están? Hoy yo sigo con el grupo electrógeno a tope porque siguen los cortes de electricidad con lo que al facturón de la luz se une el del gasoil. ¿Y las compras? Tengo diez figuritas alargadas típicas del lugar porque todas son iguales. Eso sí, también nosotros mañana cenaremos con unos cuantos amigos que, aunque no son como vosotros, nos hacen un apaño. Pero lo que daría por estar en la caldereta de langosta o en la cena con Rocío que aunque se supone que estamos que vivimos en el mismo os aseguro que vive a años luz de mí (no creo que sepan en Cape Town lo que es un corte de luz). Así que dazla un abrazo de nuestra parte y bon appétit para todos!!

El futuro bloguero dijo...

Con las prisas, he olvidado las fotos de la caldereta que estuvimos cocinando ayer.

Fuimos bastante más torpes para matar a los bichejos que Woody Allen en Annie Hall, pero ya está terminado.

Ahora me falta el Gin Xoriguer y todo listo. No tengo tiempo. Tengo que planificar mis vacaciones de verano, decidir a qué conciertos quiero ir en febrero y organizar la semana santa.

Lo que dices de las distancias y su relatividad es tremendo. Si en todos estos años no hemos hecho más cenas y reuniones, estando a un paso... A veces necesitamos que vengan los de milán, o los paraguayos, senegaleses o mexicanos para reunirnos.

Hablando con ceporro sobre lo de llevar algo o no a la cena, le dije: ya no tenemos 20 años, ya no nos hace falta que nos ayuden con una botella de vino o de whisky, lo que hace falta es que lo hagamos más a menudo.

Y como me gustó tu remate del post, lo remato igual. Lo mejor será reir, hablar y escuchar a los amigos, y disfrutar, DESPACIO, de la gente a la que quieres.

Voy a buscar el Xoriguer. Complicado.

Mad Hatter dijo...

Sí, "L.Z." tienes mucha razón a mi todas estas prisas, esta vorágine, esta espiral de ansiedad e impaciencia me pone malo. Aunque me da la impresión de que los que vivís en Madrid es que vais siempre un poco acelerados, siempre con la quinta marcha a tope. Aquí en provincias todavía se vive a otro ritmo un poco más sosegado, y no solemos pasar de la cuarta velocidad (je, je).
Que lo paseis bien y que disfruteis de esa caldereta de langosta y de esa pomada, pero comed y bebed despacio, con calma, no os atraganteis. Tomaros un vino a mi salud.

el trenti dijo...

Hola lateral:

Bien, la verdad es que sí que ha merecido la pena la espera.

Yo tengo una visión quizá algo distinta. Me encanta la hiper-actividad, el sentirme agobiado y el pensar que no me queda tiempo para hacer nada porque eso me hace sentir vivo. Quiza se por mi la edad o por mi naturaleza pero la tranquilidad y el sosiega no son lo mío.

O tambièn puede ser porque vivo en una ciudad en donde casi no hay distancias y en donde en cualquier momento puedes sentarte en una terraza a tomarte una caña y mirar el mar...

Un saludo

lateral zurdo dijo...

me he leido despacio,despacio vuestros comentarios. Gracias por aparecer por aquí, gracias por vuestros comentarios ...

A pesar de todos los propósitos este fin de semana he vuelto a pecar ...

Incluso algunos me habéis visto pecar. He estado haciendo una cosa y pensando en la siguiente ( solo en el aperitivo tenía justificación: estaba pensando en la caldereta!!)

Intentaré empezar la semana con más calma.

Besos, slowly!!

lateral zurdo dijo...

Trenti, a mis hijos les digo que no coman tan rápido, que no es bueno, que mastiquen ...

y de verdad, que vale también pa la vida. todo masticado despacio se disfruta más.