miércoles, 28 de noviembre de 2007

tres en uno

Hay fines de semana que no deberían acabar nunca o por lo menos deberían durar más. Yo he vivido lunes y martes con los ecos, que no resaca, del pasado fin de semana. Os lo cuento en tres capítulos:

1. Por el tunel

Como si sonaran de fondo Los Secretos "el resto de la banda se perdió, el maldito reloj los engulló, hacen quinielas, hijos, van al bar ..." el Sábado por la mañana me encontré en mi colegio con las caras y las personas que constituyen parte de mi historia, 25 años después de acabar el Cou ... en los Maristas.
Algunos por suerte siguen estando muy presentes en mi vida, otros habían desaparecido pero eran recordados y otros, simplemente vivían perdidos en una parte de la memoria o habían salido de ella sin decir adios.
Fue una jornada intensa que sirvió entre otras cosas para constatar que ellas se conservan mejor que ellos. Por lo menos las que fueron. También para oir o adivinar como le va la vida a la gente. Pero claro imposible resumir veinticinco años en 4 horas con canapés ( pocos) y barra libre ( mucha y muy libre). Conclusión lo mejor era tirar de anecdotario, centrarnos en "batallitas" escolares, evitar pesados e intercambiar teléfonos, prometiendo futuras citas que sabemos que no se producirán. ... Ah! y descubrí que soy menos nostálgico de lo que pensaba. Que memoria mucha y nostalgia la justa. Y que el futuro me interesa mucho más.

2. Dos Años Atrás
Con la barra libre en el estómago y las batallitas en la cabeza, empalmé con el siguiente acontecimiento. Sin tiempo para descansar. Concierto en Clamores de Un Pigüino en mi Ascensor. Vaya por delante que es amigo, muy amigo con lo cual las opiniones son parciales. Sin saber por qué llevaba dos años sin verle tocar. Y no será por qué no haya habido oportunidades, y además cerca de casa.
La sala llena, el grupo ( qué si, que son dos) muy en forma, y decir qué el público estaba entregado sería tirar de tópico y quedarse corto. Lo del pinwi y el público es de estudio socíológico. Les lleva donde quiere y además en estos tiempos de fracaso escolar y "eso" les culturiza, les llena la cabeza de referencias variadas del mundo de la publicidad, la cultura y en los últimos tiempos de la música ( gracias a sus versiones de clásicos que ellos titulan "la obra social").
Estuvo muy bien, mezcló perfectamente sus clásicos con sus nuevos temas y demostró algo que se tiene o no se tiene: ingenio y él lo tiene.No voy a entrar en más detalles, pero solo decir que prometo no dejar pasar otros dos años. Y en este caso será verdad.
Y además ,claro, un concierto del Pingüino es una excelente ocasión para ver amigos, algunos habituales y otros no tanto. E incluso a algunos largamente desaparecidos. Parada!. Ah! y compartir empujones con el hijo adolescente de algún amigo. ( ese becerrillo!)Y sudar.
En Clamores hacía mucho calor, en la calle mucho frío


3. El Domingo: día del Señor( o del Jefe)
El Domingo de este agotador fin de semana, el día empezó con aperitivo para enseñar los niños a los amigos venidos desde Hamburgo y Barcelona.
Pero el día, empezaba al caer la noche. Tocaba Bruce en Madrid y era una ocasión perfecta para rematar el fin de semana. Como si fueramos la E Street Band (con chica incluida) fuimos al concierto. Esto si que era echar la vista atrás 25 años y no lo del día anterior. Ibamos en Metro, los seis, con la cara que solo se lleva cuando se va a ver tocar a un ídolo. Faltaban algunos, pero estaban en las conversaciones.

Y ahí apareció El, sin duda el que mejor estaba en este fin de semana de "qué pasó con ...?". Bruce Springsteen volvió a ser el Boss, que en eso reside su éxito. En una fidelidad milimétrica a todo lo que ha hecho triunfar : su música, sus canciones, su banda, su actitud, su vitalidad, su compromiso ...

El repertorio ... oh!. El eterno debate "han faltado clásicos","se ha cascado el último disco entero" "la primera parte ha sido un poco más floja" ... pero luego empalmó la fantástica y nueva "girls in their summer clothes" con algunos de sus mayores clásicos y ahí ya todo fue felicidad. Solo faltaba Iciar Bollaín.

Y la duración perfecta. Dos horas. Algunos dicen que el Boss y su banda ya no aguanta más. Yo sé que no es verdad. Que lo hizo por nosotros que somos los que no aguantamos.

Esas imágenes que escupían las pantallas gigantes, reflejaban a un chaval de 58 años cantando con cara feliz de iluminado y nos decían que dentro de 25 años podremos acabar las Bodas de Oro del Cole yendo a verle otra vez. Si llegamos ... que llegaremos.

Bajando la calle Goya eramos 4 adolescentes, aunque sumaramos más años que la defensa del Milán.

Como dijo al día siguiente el buen Paco desde Alemanía, o vete tu a saber desde donde , "estoy reventao".

11 comentarios:

Pilar Baobab dijo...

Jo, no me puedo quejar porque tengo una existencia deliciosa, una gran familia y unos amigos estupendos que...de vez en cuando...hacen que desee tener tres vidas y el don de la biloquidad. Disfruté con el preconcierto escuchando "Magic" gracias a Curro que me lo trajo de Bruselas, me acordé el domingo noche de que era la "gran cita" y me relamí con las estupendas crónicas del día después. Esto ya es la guinda así que...gracias por tu spot, Nacho. Siempre escribes cosas que me encanta leer y, a pesar de la rabia por no poder estar en dos sitios a la vez, también me hacen sentir bien. Gracias de nuevo.

atikus dijo...

Un día de estos reconstruyen el rock-ola, y me pongo el pelo azul ;)

Pilar Baobab dijo...

Ups!! Quise decir "bilocación". Becerro, ten piedad...

Mad Hatter dijo...

¡Muy buena crónica "Late"! Se nota que tu corazón late a tope con el "Boss". Insisto en que deberías ser periodista.
Lo que más me ha gustado ha sido lo del "chaval de 58 años".
Si es que estais hechos unos chavales, de madrugada supongo que todavía hasta os quedaron fuerzas para "springtar" a algún bareto y desayunar unos huevos "Scalffados".
Bruce será el "Jefe" pero yo soy el "rey del chiste malo" por méritos propios. Perdón.

lateral zurdo dijo...

Voy a decir una herejía. gustándome mucho el concierto del boss me gustó mas la sensación del antes y el después, los amigos.
Me pasa a veces con un barça-madrid, me gusta más el previo y el post. Médico es grave?
De todos modos, el año que viene, cambiarán los papeles Bruce tocará en Clamores y el Pinwi en el Palacio de Deportes ... al tiempo.

Mosko dijo...

Ya quisiera yo haber estado "reventaá"

lateral zurdo dijo...

Hombre, Mosko ... encantado de recibirte por aquí.
Bienvenida te veía en casas de amigos y no sabía si algún día tendría la suerte de abrirte la puerta. Vuelve cuando quieras, no tienes que avisar ... siempre eres bien recibida.
Recuerdo un concierto en la Peineta con el Boss y con una alineación también de lujo : la senegalesa, el riorojo y tú.
Bueno , y tu del fin de semana "reventao" participaste en el acto 2, lo cual no está nada mal.

El futuro bloguero dijo...

Gran acto el acto 2. No dudo del acto 1 viendo como llegaron otros asistentes al mismo, y las crónicas sobre la barra libre y el estado de los antiguos compañeros más cascados por la edad.

El Pinguino se sale en directo. Es impresionante como se transforma, y como es capaz de mover al público. El becerrillo quedó afónico y muy ilusionado con el concierto y supongo que pronto será un adicto de los conciertos como todos nosotros.

El domingo os envidié mucho, pero mucho mucho. Hoy que logro ponerme al día de blogs, reconozco que ver la crónica aquí, en atikus, en Mk, y en otras bitácoras amigas, me vuelve ese sentimiento.

Sé que estuvo fantástico, una vez más, el boss no defrauda. Y me ha encantado lo de que "solo" tocó dos horas porque los viejos eramos nosotros.

Realista.

Menudo listón te has puesto para el fin de semana que viene. Dificil superar. 30 años de secretos, aunque el túnel sea de Sabina.

lateral zurdo dijo...

los tuneles son de gallardón!! Puestos a dar envidia he leído algo de unas vacaciones invernales que igual te las cambiaba por un concierto del Boss.
Me encantó la cara de felicidad del becerrillo cantando que en la variedad está la diversión y confensando a voz en grito todo lo que había probado y que le había gustado un montón.

el trenti dijo...

Hola L.Z:

Por un momento me he imaginado en una de esas reuniones con compañeros del colegio dentro de unos años y no me veo. Tengo contacto con muchos y se veo a otros los saludo. Pero creo que es una etapa terminada. Sí, puede porque aún para mí sea más reciente y con la perspectiva del tiempo se ven las cosas de otra manera.

Conozco "Un pingüino en mi ascensor" hace bastante tiempo pero nunca me ha dado por escucharlo. Después de lo que has escrito, creo que tendré que empezar a investigar y, por supuesto, esperar a que vengan en concierto a Santander a ver si son tan buenos como dices. ¿Sabes que mi animal favorito es el pingüino?jeje

Y de Bruce... Cada vez que leo crónicas de sus conciertos me arrepiento más de no haber ido a su concierto cuando vino a Santander...

Un saludo "adolescente" (tenía que decir algo ...ya sabes)

Mosko dijo...

Yo tambien recuerdo el concierto en la Peineta con el Boss, y a ti y a riorojo diciendo que no queriais agobios y en cuanto salio el Boss tirasteis p'alante y la senegalesa y yo os vimos en las pantallas de video¡¡¡ jajaja.

Totalmente de acuerdo el acto 2 fue magnifico, como siempre