miércoles, 18 de marzo de 2009

oposiciones

Casi todas las tardes se repite el ritual. A la vuelta de mi trabajo atravieso, y nunca mejor dicho pues ellos ocupan la acera y no tienen intención de moverse en esos diez minutos de libertad en la que les da el aire, la puerta de entrada a una conocida academia de opositores. Allí se preparan futuros inspectores de hacienda, funcionarios de la comunidad de madrid, inspectores de trabajo ( lo que podríamos llamar la clase media de los opositores).

Desde fuera lo que se ve no es un grupo de futuros servidores del Estado, lo que se ve es una serie de chicos y chicas ( cada vez menos jovenes), que fuman mucho, que no toman el sol, que tienen mala cara, ojeras y que se afeitan poco, ellos, y se arreglan poco, ellas... y además que no se escuchan los unos a los otros. Ese rato es el que tienen a lo largo de la semana fuera de los 10 metros cuadrados de la habitación donde estudian y lo que quieren no es escuchar penas sino contar las suyas ... aunque no les escuchen, contar "su" batallita ... y que, por supuesto, cuando les pides paso educadamente ni se apartan ni te miran.

A mi cuando paso no me dan envidia, me dan pena y un poco de miedo. Juego a pensar quien será el candidato a aparecer una buena mañana con un rifle de repetición eliminando a competidores y profesores del tribunal de oposición.

El sábado tuve una muy divertida comida con antiguos compañeros de la carrera. Celebramos el 25 aniversario de nuestros primeros parciales o algo así. Actualizamos nuestras vidas y compartimos recuerdos y cariño. Entre nosotros había empresarios y directivos preocupados por la crisis en sus sectores, inquietos por un futuro con nubarrones. También había un grupo más tranquilo. Muchos de ellos habían opositado. Mayoritariamente a la clase alta de las oposiciones ( notarios, jueces, diplomáticos, registradores ...). Todos parecían saludables y felices,no tenían ojeras, escuchaban lo que se les contaba, se les veía relajados, se les veía cómodos.

A mi cuando les ví no me dieron ninguna pena, si acaso envidia, tampoco mucha.

Muchos de esos opositores soñolientos, demacrados y fumadores compulsivos con los que me cruzaré dentro de un rato cuando vuelva a casa, deberían haber asistido a la comida para comprobar que el esfuerzo tiene recompensa y que el que algo quiere algo le cuesta y que a la vuelta de la esquina ( 20 años no es ná) vivirán tranquilos y felices y estos años de juventud perdida serán solo un recuerdo y que ya nunca más tendrán que demostrar sus conocimientos y aptitud ante clientes, consejos de administración o comités de dirección.

De todo esto me acordaba hoy cuando pensaba en este largo puente que estamos a punto de empezar. En la radio decían que "el puente" junto a "la siesta" eran unas de las grandes aportaciones de lo español a la cultura mundial ... y yo pensaba en las oposiciones y los funcionarios que aun no siendo un invento español aquí hemos conseguido que sean más nuestras que la tortilla de patata y el gazpacho.

no seré como Larra y no te diré aquello de "vuelva, usted mañana" pero vuelve en unos días por aquí ... habrá más. Buenas tardes y gracias por pasaros por el lateral zurdo.


os dejo, que tengáis un buen puente.

11 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Yo ya no tengo ojeras...
Yo ya no fumo...
Yo ya no oposito...

Pero coincido contigo, dan más pena que envidia. Se dejan las pestañas, para poder conseguir la bula y luego tocarse los pies el resto de su vida...

Se puede criticar al funcionario, evidentemente, sé de lo que hablo, pero... está abierto a todo el que quiera.

Si alquien lo envidia, que lo intente. A mi no me alegra estar dentro tal como se está... es una auténtica pena pasar el día tan lentamente.

Bueno, ya sabes... que lo hemos hablado varias veces.

Disfruta por triplicado de tu merecida fiesta de mañana, y del puente español.

Abrazo

Anónimo dijo...

Yo oposito al cuerpo de magisterio. No se si serán lo mismo, lo mismo de duras digo, pero yo a estas alturas del año estoy muy cansada ya. Y ahora vienen las fiestas y me tengo que quedar en casa estudiando. No es que siga mucho estas fiestas, pero si que me gusta salir a la calle a tomar cervecitas.

Espero que pase pronto y que me lleva la tan ansiada plaza.

Besos

Mk dijo...

No se muy bién si me equivoqué o no al decidir no opositar cuando se presentó la ocasión. Estaba estudiando , trabajando y criando tres hijos . Demasiado liada a la vez pensando que seria de mayor . Aún lo estoy, a estas alturas.
Pensándolo bién, me gusta seguir pensándolo Pero libre .
Porque hay que ser muchísimo más valiente para abandonar la seguridad que la precariedad.
Y también me gusta ya demasiado seguir pensando que un día de estos me lio la manta a la cabeza.

lateral zurdo dijo...

futura maestra, mucha suerte en el intento. seguro que los esfuerzos vistos en la perspectiva del tiempo valdrán la pena ...
mientras tanto, de vez en cuando descansa, navega un poco y pasate por este lateral, serás bienvenida

lateral zurdo dijo...

futblo y mk,

qué deciros? yo creo que todos los españoles, y más si como nosotros, somos hijos de una generación de funcionarios, en algún momento ( ya sea una noche, una semana o años) hemos barajado la posibilidad de opositar. como dice futblo que nadie se queje porque la oferta estaba ahí ...

a mi la tentación- opositor me recorrió algún día, no más, de principio d los 90, pero con buen criterio supe que a la memoria, que la tengo, había que unir la constancia, virtud que por aquel entonces no me adornaba.

en cualquier caso, el otro debate que queda pendiente es ... opositar y ganar una plaza para toda la vida es sano?

Mad Hatter dijo...

La entrada está lograda "L.Z.", pero discrepo de algunos tópicos sobre los funcionarios.
Esa idea de que uno se mata a estudiar para luego no tener que demostrar nada, ni esforzarse, ni seguir formándose el resto de su vida, es falsa para bastantes funcionarios, como por ejemplo: bomberos, policías, médicos, forestales, etc.
También se da en algunos casos lo que se llama el síndrome postoposición, incluso de los que han sacado la ansiada plaza, debido a que de repente hay gente que ya no encuentra otra aspiración en la vida, es como si dijesen "y ahora qué".
A mi lo que me pasa a veces es que sueño que me falta una asignatura para acabar la carrera y que mi oposición no será válida o que todavía no he aprobado.
Tampoco me hace gracia que se relacione la siesta y los puentes con los funcionarios. Parece que meterse con los sufridos "servidores públicos" siempre ha sido el deporte nacional más practicado, pero sin embargo en tiempos de crisis como este se les valora y envidia más.
Bueno, que ya me he cansado de escribir, si queréis saber más "vuelva usted mañana" ¡Hala!

lateral zurdo dijo...

bien, Mad ... esto es lo que yo quería un poquito de polémica que dieran vidilla a los comentarios. n
No me apetecía hablar de espías, trajes ni del aborto, así que pensé que el recurrente tema de los funcionarios despertaría a mis lectores.
Y si es cierto, que cuando las cosas van bien y en la empresa privada se cobran bonos y se tienen subidas de sueldo de dos digitos nadie se acuerda de los funcionarios agarrados de por vida a las subidas ligadas al ipc ...

Pilar Baobab dijo...

Se que llego tarde al debate pero el ordenador se rompio de nuevo...El caso es que yo tambien trabaje durante tres anios en un centro dependiente del Ministerio de Industria y, la verdad, no solo se tocaba los pies el noventa por ciento del personal, sino que ademas no estaba bien visto generar trabajo. Tiene razon FB en que quien quiera tiene la posibilidad de acceder a una plaza pero creo que ahi no esta el problema, sino en la falta de etica personal una vez que se ha conseguido la tan ansiada plaza y en la falta de control de aquellos que deben generar trabajo pero que, con un nivel superior en la administracion y una plaza tambien de por vida, pasan de implicarse. O sea, pasan de hacer su trabajo y de hacer que los demas trabajen. La famosa cadena..Y yo me pregunto..cuanto tiempo se mantiene a flote una de las economias menos productivas del mundo? La crisis nos lo dira...(Besos desde un sitio en el que los profesores universitarios llevan sin cobrar cinco meses).

eva al desnudo dijo...

¡Lateral!
Muchas felicidades a "porciones" escritas sin "compas" y desde muy lejos pero no tanto como lo estaban entonces "Rámulo" y el otro.

¡Qué bueeno!

lateral zurdo dijo...

Jo, Eva ... me dejas sorprendido.

Estabas avisada? o fue casualidad?

En cualquier caso, una experiencia divertida. Estuvo "glande" aunque ella no supiera quien era "rámulo".

besos televisivos

eva al desnudo dijo...

Para nada, no sabia nada pero suelo mirar este programa y digo: oye ¿éste no es el lateral?
Me puse nerviosa y todo pero me hizo gracia verte allí.

Zapatero presidente, oficio: "presidente", jajaja

Besos, "desastre", eres "glande".