jueves, 4 de febrero de 2010

un instante, una vida

en los últimos meses, por motivos laborales, presto especial atención a los anuncios de telefonía móvil.
además en ésta época de vacas flacas para la publi y de abandono de muchos de los grandes anuncianes clásicos, sólo los tres operadores de telefonía parecen no haber perdido ganas de invertir en los medios.
y en esas estaba el otro día cuando ví en la tele un anuncio de Orange ... la idea muy buena, con disparo emocional al corazoncito del cliente. Se ve en un par de segundos a una pareja joven besándose, y luego ella contándolo por teléfono. El mensaje es claro "las cosas importantes pasan en un instante, pero te pasas horas contándolas ..." y después de creada la necesidad, te enseñamos el producto: la tarifa plana, que hará que puedas contar todas las veces que quieras y con todo tipo de detalles ese instante que te ha marcado.
Y de fondo sonando los bostonianos Gigoló Aunts con su maravillosa versión de Chica de Ayer. (O como utilizar en publicidad una melodía archiconocida pero dándole una vuelta de tuerca y sorprendiendo. Si esto de la publicidad y la música funcionara como hace unos años, en los tiempos en los que se podía anunciar Ducados y la Flaca era una chica que volvía loco a pau donés, tocaría reivindicación de los Gigoló, publicación de un The Best of .. y gira por tierras hispanas)
Pero eso es otra historia. A lo que ibamos ... el mensaje de Orange me hizo darle vueltas a esos instantes que todos tenemos que marcan nuestra vida, aunque cuando ocurren quizás no lo sabemos ... o sí.
Instantes que duran muy poco pero que recordamos repetidas veces, que contamos hasta la saciedad, y que la memoria va tiñendo de diversos colores e incluso, por qué no, añadiendo extras que al final no distinguimos del original.
Las reuniones familiares, las cenas de amigos, los viajes en coche, incluso los silencios incómodos, discurren en torno a esas historias muchas veces repetidas.
... y luego están los instantes que no contamos tanto porque nuestro pudor nos lo impide pero que cuando nos miramos en el espejo sabemos que son los que verdaderamente nos han convertido para bien o para mal en lo que somos.
esos "sies" que debieron ser "noes", esos "luego" que debieron ser "ahora voy", esos "quizás" que debieron ser "por supuesto" ... ese encuentro, ese viaje, esa noche, ese paseo, esa charla, esa mirada, ese concierto, esa cena...

Probablemente si tuvieras que escribir la novela de tu vida y ésta la tuvieras que articular en diez capítulos y en cada capítulo tuvieras que elegir un instante, saldría un retrato bastante aproximado de tus últimos 20/30/40 años.

Quiere decir esto que todo lo demás, que el resto del tiempo sobra?
Entonces, las semanas y los meses que vivimos qué son? son el período de tiempo que va entre un "instante" con mayúsculas y otro "instante" de parecido calado?
Y si esto fuera así ... sabemos siempre distinguir cuando nos está pasando, que ese instante es especial? ... o es solo la perspectiva y las consecuencias las que otorgan a ese momento la categoría de especial?

y sí fuera hoy? si es hoy cuando fuera a sucederte algo especial, algo que cambia tu vida? Si crees que puede ser hoy cierra ahora mismo este post, apaga el ordenador, sal a la calle y sonrie.

yo prometo estar atento pero me da que lo que queda del día será "dia de relleno" entre instante e instante. Pues nada más, en el próximo post hablaré de los Baldrich, novela que me ha tenido las dos últimas noches en vela mientras recorría lso instantes en la vida de una saga familiar barcelonesa en el último siglo.

Pd: si crees que hoy no te va a pasar nada especial, si piensas que el rollo del "instante" ese que debes guardar en tu disco duro emocional es para otros, sigue navegando por internet y mira las webs de cualquier periódico digital español, y luego entra en la del Washington Post ... y verás como las noticias (y los instantes) no son igual de importantes para todos a uno y otro lado del "charco".

Besos

22 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Que pedazo de artículo. No sé del tirón si salir a la calle, o leer la prensa en internet, o seguir reflexionando con la historia que contabas...

A mi dio que pensar una novela llamada Fin de David Monteagudo, con una historia en torno a un reencuentro de viejos amigos del colegio que se ven tras 25 años, (tipo los 25 años de los HHMM)

Me ha gustado en serio mucho la reflexión del instante...

Por cierto, ya me di una vuelta por lo de tu cliente que me enviaste, y parece muy interesatne, ya hablamos.

eva al desnudo dijo...

Debo de suponer que esos instantes de los que hablas han de suceder fuera de casa y a veces ese momento, esa oportunidad única que se planta delante de tus narices y que corona la cima de la montaña, se llama subconsciente, esa poderosa herramienta que hace que nos pasemos la vida haciendonos preguntas de lo que pudiera haber sido y no fué. A veces un click en el teclado o un responder mail pueden ser suficientes, no para rellenar los huecos pero sí para seguir adelante.
Los de Orange le pidieron prestada la cita la Dr. House :Un día, una habitación.

Besos Lateral, excelente.

atikus dijo...

Mierda!!!...yo aquí leyendo tú articulito y la chica de mi vida que acaba de pasar debajo de casa...:-)


ya si que me quedo sin plan

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
lateral zurdo dijo...

futblo, me alegro que te haya gustado ... apunto el libro tiene buena pinta.
hablamos de nuestra cena italiana en breve

lateral zurdo dijo...

Cierto, Eva muchos de esos instantes independientemente de donde se produzcan se van fraguando entre las paredes de tu casa, de tu clase, de tu oficina con un arma, que es una gran arma, la imaginación, la cabeza.
muchas veces para que las cosas pasen antes tenemos que querer que pasen ...
besos mediterráneos y un buen arrosellá y unos langostinitos de vinaros

lateral zurdo dijo...

Atikus, no te preocupes si la chica de tu vida ha pasado por debajo de tu casa y no ha subido ... es que no era la chica de tu vida.
... por cierto, hace un rato acaba de llamar a nuestra casa una chica que te vió hace unos días en el teatro ... está casada, pero nos ha comentado que estabas fantástico, que qué bien te conservas!! ... pues eso, que hoy puede ser un gran día para tí! aporvecharlo o que pase de largo depende en parte de tí ( serrat dixit)

atikus dijo...

no se puede mantener uno en el anonimato...:)

menos mal que no soy famoso!...muy famoso...

MK dijo...

Brrrr...odio esa sensación de que me estoy perdiendo algo cuando ya me he sacado las botas , me he puesto las zapatillas,una pizza en el horno y ya estoy aliñando la ensalada.
Además tengo "Invictus" preparado en el dvd.
Nada , que no salgo.Más le vale a qué o a quien corresponda no decidirse a salir a la calle esta noche.:-))

Red River dijo...

El problema es cuando no somos conscientes de estar viviendo ese "instante".

Pero el recuerdo siempre está ahí.

Beso

tic616 dijo...

Curioso, llevaba días dándole vueltas a algo muy parecido: identificando los momentos "clave" que han cambiado mi vida, decisiones tomadas en un momento que recuerdo bien y que han determinado el transcurso de mi vida hasta ahora. Llevo identificados sólo 3.

lateral zurdo dijo...

Mk, el "instante" nunca se sabe cuando va a ocurrir ... igual es ver "invictus". Yo recuerdo pelis libros y conciertos que me han marcado mucho más que encuentros y gentes ...

lateral zurdo dijo...

RR, yo creo que casí nunca somos conscientes de que lo estamos viviendo ... son las consecuencias, los recuerdos y la perspectiva lo que hacen que "eso" pase a la categoría de "instante" ... además sería muy coñazo estar pensando "ahora es".
Claro que Dominguin cuando estaba con Ava lo pensó :) y salió corriendo a contarlo pero al final eso es una anécdota, jugosa y divetida, pero una anécdota.

lateral zurdo dijo...

Tic616, espero ansiosamente, ver ese post en el que cuentes esos momentos ... mientras me conformaré con atraco a las 3 y el ala oeste de la casa blanca que te veo muy "vago" :).

WODEHOUSE dijo...

Bueno, un post maravilloso, que me afianza en la idea de que esos momentos, que pasan a diario uno odos, aunque no los recordemos todos sino los emblemáticos, eso momentos son los que nos tiene que mantener alerta para no perdernoslos. esos momentos me salvan de, al menos a mi, del precipio, de la locura, del sinsentido y son los que colocan mis coordenadas mentales en los puntos donde yo quiero que estén.

Momentos como: ver entrar a mis hijos por la puerta despues del cole, la carta de alguna amiga, o encontrar ese CD que llevabas años buscando por casa! un besazo.

Mad Hatter dijo...

Es evidente que hay momentos más cruciales que otros, porque la vida es un camino en el que todos los días tomamos infinidad de decisiones, unas veces son pequeñas y otras grandes, pero nunca podremos estar seguros de la trascendencia que ha tenido cada una de ellas. Creo que tengo una intuición especial para detectar esos momentos importantes, los recuerdo como si hubiesen sucedido en cámara lenta. Sin embargo, no me gusta obsesionarme con esa idea o ese miedo que he visto que impregna los comentarios, del tipo "¿Y si me estuviese perdiendo algo? ¿Y si estuviese en otra parte?" No creo en el destino, pero lo que tenga que suceder sucederá y no necesariamente tiene por qué ser fuera de casa, yo he vivido momentos de gran trascendencia delante de la pantalla del ordenador, una tarde que estaba aburrido en casa, buceando en la blogsfera. La vida es así, cuando menos te lo esperas surge la sorpresa, por suerte o por desgracia, casi siempre se encuentra lo que no se busca y no siempre se busca lo que es mejor para uno mismo. En fin, no me quiero enrollar más, una entrada apasionante como casi todas ¡Feliz regreso "LZ"!
Supongo que tú tampoco irás a ver a Richard Hawley el sábado... ¿Y si sucediese algo importante?

lateral zurdo dijo...

Wode, según tu maravilloso último post, el día que entraste en ese bar de la zona de alfonso XIII fue uno de esos instantes ...

jo, que envidia todavía recibes cartas? yo solo del banco o cómo contaba en el anterior post publicidad de telechinos ...

lateral zurdo dijo...

MAd me ha encantado eso que dices de " ...casi siempre se encuentra lo que no se busca y no siempre se busca lo que es mejor para uno mismo..."
No iré a la Heineken a ver a Richard Hawley (fantástico crooner que me descubrió el gran RedRiver) ... la culpa la tiene la misma cena que Atikus.
qué usted lo disfrute y que la noche madrileña le regale por lo menos un par de instantes para almacenar.

Mad Hatter dijo...

Sí, a veces me sale la vena filosófica, de bar, pero filosófica.
Al final no voy a poder ir a Madrid este finde. Otra vez será, si vuestra apretada agenda os lo permite, je, je.

WODEHOUSE dijo...

Y postales! Guardo todas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
lamilla dijo...

He vuelto a la tecnología; (algunos lo notarán por el aumento en su nº de mails), y me he leído todas tus entradas de tirón,así q mezclaré.

Por si te interesa tengo algunos "Minielepes" de Más birras(Al este del Moncayo...).

Estoy de acuerdo con lo de los hijos; una amiga muy sabia me dijo una vez q las caídas las tienen q pasar ellos mientras nosotros esperamos con las tiritas, y las alegrías también mientras nosotros esperamos su sonrisa. Pero supongo q habrá q irse acostumbrando poco a poco.

Instantes..., creo q dependen de cada uno de nosotros, de nuestra tabla de valoración distinta en cada uno; lo q fue ignorado y olvidado por algunos fue algo q marcó a otros, y también se recuerdan muchos que ni una cosa ni otra. Unos estarán siempre en nuestro corazón y otros en nuestra cabeza.
Paro, q me estoy poniendo "romantica" (= a pesada en mi pueblo)y farragosa.

Fantástico el concierto de Coyote ayer: sólo, en silla y como único guitarra. Incluso en Cien guitarras nos emocionó la fuerza.

Me alegro de tu fántastica vuelta, tan "disfrutadora" como siempre.