miércoles, 26 de noviembre de 2008

saviola

Nos lo vendieron como el enésimo nuevo Maradona. Lo compraron como el anti-Zidane. Han pasado ya más de 8 años de eso y no hizo falta ni medio año para saber que no había para tanto ... ni parecido.

Siempre dió la sensación que era un jugador a medio hacer, que le faltaba un hervor, que se había quedado en un proyecto, quizás en un buen jugador de futbol-sala pero que conseguir que un tiro suyo desde fuera del área llegase a portería era más dificil que levantar el ánimo de Solbes.

Se confirmó una vez más el chascarrillo que afirma que el negocio es comprar a un argentino por lo que vale y venderlo por lo que dice que vale.

Ayer el pibito tuvo otra oportunidad para reivindicarse y como tantas otras veces la dejó pasar. Las lesiones de los compañeros y el escenario champions podía haberle animado pero ni por esas. Volvió a ser intrascendente. Debió pensar que mala suerte la suya tener que salir al campo precisamente ayer en Bielorusia con 10 grados bajo cero!. Precisamente él que se ha convertido en ídolo de tanto empleado quemado que aguarda el reloj para fichar e irse a casa. Ídolo de los que sueñan con un trabajo en que les paguen por no trabajar y que alguna vez han pensado aquello de "si no les gusto que me echen y que me paguen todo lo que me deben".

Eso sí nadie podrá decir nada malo de él ...ni nada bueno. Tras esa cara de no haber roto un plato, tras esa cara de niño bueno se esconde un duro negociador, pero al que nunca pillarán en un renuncio.

Lo peor es que cuando el pibito sea viejo, reunirá a sus nietos en torno a la chimenea de una casa de campo en la pampa y les enseñara todos los títulos y copas que ganaron los equipos en los que coincidía que él estaba. Los niños fantasearán con el palmarés del viejo y se marearán ante tanto título. Esto en el futbol se conoce como el "efecto Karembeu".

Seguro que tú en tu empresa sólo con levantar la vista de la pantalla eres capaz de reconocer a algún "saviola" e incluso a algún "karembeu" que acumula grandes logros y medallas solo por haberse sabido rodear de los compañeros necesarios. Son esos que nunca metieron goles ni siquiera dieron un pase en condiciones o sudaron la camiseta en días díficiles pero que tienen la rara cualidad de salir en todas las fotos importantes.

Aunque lo más probable que con la que está cayendo fuera lo que más os apetecería es ver por la oficina a la mujer de karembeu, (pero como dijo bécquer, no boris sino el otro "ésas, ... ésas no volverán").

Buenos y muy frios días.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

probablemente lo que se demuestra con este caso es que tener un padrino o como Saviola un manager que guie tu carrera es fundamental

lateral zurdo dijo...

Hombre, si tu carrera es tu cuenta corriente, chapeau por el manager pero si lo que le interesaba era crecer como profesional las elecciones han sido siempre equivocadas, apurando contratos para quedar con la carta de libertad y negociar al alza ...

quizás es que conocía sus limitaciones y ha decidido que ya que no iba a ganar prestigio ganaría dinero ...

seguro que esta disyuntiva se la ha planteado más de un investigador/ becario en España

atikus dijo...

¡Che, anda que no disfrutáas, vos con colarnos al pibe al eterno rival!, mientras vos von un africanito aujereando porterias sin ton ni son, este año la liga es vuestra!

Como diria el gran bandido fendetestas, ¡Casoensoriaaa!!!!

Tiemblo en pensar que dos grandes fichajes va a hacer el presidente blanco, sobretodo cuando lo anuncia un mes antes, jovénes y con proyección, otra vez a subir la cotización, no tiene perdón este señor.

El futuro bloguero dijo...

Sí, como siga así, pasará de ser joven promesa a ser vieja gloria sin haber hecho nada en ninguna parte.

Eso sí, se forrará, que probablemente sea lo que le mueve a él y a su manager.

Estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, en el equipo adecuado...

Perdone usted el retraso...
Abrazo

Mad Hatter dijo...

Al que le falta un hervor es a Schuster ¿Pero cómo un entrenador puede decir que es imposible que su equipo venza a otro? Por muy fuerte que esté el Barça este año.
Así que, enhorabuena de ante mano, culé-madrileño-tarragonés, y mi más sentido pésame a los vikingos, que, de tanto blanco, se han quedado con el cerebro, el coraje, el orgullo, la vergüenza y las ganas en blanco.

lateral zurdo dijo...

Schuster me recuerdo a esos que fuerzan la salida de la empresa hasta que ya es imposible retenerles, después de las declaraciones del domingo poco más podía hacer ( ir a la asamblea y reventersela a calderón con permiso de los ultrasur)

bievenido Juande!! ( otro que se caracteriza por no reirse ni aunque le paguen ( que le pagarán una pasta)

lateral zurdo dijo...

por cierto, no deberían elegír presidente nunca a alguien cuyo apellido rimase tan facilmente con "dimisión"